GRUPO REGIONAL DE MANEJO DE BOSQUES DE LORETO
PRONUNCIAMIENTO SOBRE:

PROCESO DE DESCENTRALIZACIÓN EN EL PERU

A la Opinión Pública:

El Grupo Regional Manejo de Bosques de Loreto, espacio de concertación del sector forestal de la región, ante el proceso de descentralización que se viene realizando al amparo de la Ley de Bases de la Regionalización y Ley Orgánica de los Gobiernos Regionales, manifiesta:

El centralismo obstaculiza el desarrollo del sector forestal de la región:

  1. En Lima se tiene un conocimiento distorsionado, incompleto o impreciso de la realidad regional, lo que origina que se tomen decisiones equivocadas sobre la administración de los recursos boscosos. Tal es el caso del establecimiento de bosques de producción permanente que se superponen con territorios indígenas tradicionales, y los consecuentes conflictos por superposición de concesiones con tierras de comunidades. O el caso de normas inadecuadas y fuera de la realidad que se aprueban en el gobierno central, como por ejemplo la limitación de áreas (500 Ha) para bosques locales en nuestra Amazonía. O el caso de la limitación que tienen los funcionarios regionales para ser flexibles en la aplicación de las normas, por los criterios de control (pegados a la letra) que los funcionarios de Lima exigen, entre otros.
  2. Los costos de producción regionales aumentan porque las gestiones administrativas se alargan y los derechos de trámite, que son fijadas en Lima, representan costos muy altos. En muchos casos, si el solicitante no puede realizar viajes a Lima, sus gestiones se paralizan por muchos meses, incluso por años o indefinidamente. Todo esto contribuye a restar competitividad a las líneas productivas forestales y ahuyenta las inversiones.
  3. Los recursos captados por el sector son absorbidos por una burocracia central que percibe altos sueldos y que realiza gastos administrativos innecesarios, mientras que la región queda desprovista de recursos (personal, presupuestales y otras facilidades) para cumplir adecuadamente con sus funciones.
  4. Los recursos captados por el sector que se destinan a su promoción y fomento, son demasiado bajos y son administrados por una entidad central poco eficiente.
  5. El centralismo no da importancia a la participación de los actores del sector en la toma de decisiones sobre el manejo de los recursos boscosos, y por ello no incorpora los conocimientos y técnicas tradicionales, que en general son más eficientes que los académicos.
  6. El centralismo limita la formación de cuadros capacitados de personal en la región. La mayor parte de las oportunidades de capacitación son captadas en Lima y no dan oportunidad a los funcionarios ni profesionales de las regiones.

Por otra parte, el actual proceso de descentralización presenta los siguientes defectos:

  1. El cronograma que ha establecido el Consejo Nacional de Descentralización (CND) es a muy largo plazo, no ha tomado en cuenta las propuestas regionales. Es más, aún no se cumple con lo programado.
  2. El proceso es muy limitado, porque no se transfieren todas las funciones requeridas para la adecuada gestión de los recursos forestales en la región.
  3. La descentralización debe implicar transferencia de funciones, junto con personal y presupuesto, lo cual no se está dando.
  4. La acreditación exige que se demuestre capacidad para ejercer la función,  sin embargo, esto no se puede cumplir por estar  ligado al punto anterior.

Por las razones expuestas, el GRMB se pronuncia por la necesidad de una aceleración y profundización del proceso de descentralización en el sector forestal.

Sin embargo, a fin de que este proceso no tome caminos equivocados sino conduzca a un real desarrollo del sector, es necesario que se lleve a cabo de manera planificada y en el marco de un conjunto de principios, que garanticen una adecuada gestión.

Siendo el Gobierno Regional de Loreto el organismo que asumirá las funciones y atribuciones de la conducción del sector en la región, requerimos:

  1. Que incorpore los principios de la conservación y el uso sostenible de los recursos forestales y de fauna como parte medular de sus políticas de gobierno.
  2. Que establezca lineamientos concertados de política muy claros, técnicos y directos para el sector forestal, dentro del marco de la gestión sostenible de los recursos forestales, y los cumpla y haga cumplir.
  3. Que garantice la observancia del marco normativo, pero también que promueva su simplificación.
  4. Que destine una proporción adecuada de sus recursos presupuestales al desarrollo del sector, por su importancia estratégica para la región, respetando el destino de los recursos captados por el sector, para el propio sector.
  5. Que incremente las capacidades humanas y de recursos del personal que labora en el sector.
  6. Que promueva las inversiones privadas en el sector mediante una gestión transparente, reglas de juego claras y estables, apoyo a la investigación y desarrollo tecnológico a favor de las líneas productivas forestales, y simplificación del marco normativo del sector.
  7. Que respete y haga respetar los derechos de todos los actores del sector.
  8. Que garantice la eficiencia de la gestión del sector, propendiendo a su desburocratización.

Que mantenga una unidad técnica de criterios entre las políticas regionales y nacionales.

Iquitos, mayo del 2005